Por favor elija país e idioma:

(Fuente: Andreas Metzner)
El Dr. Martin Dreher, jefe de investigación del centro de tecnología de la DFTA, habla sobre las nuevas tendencias en tecnología de impresión.

El mercado de la impresión de embalajes, y en particular el de la flexografía, está siendo moldeado por tendencias que plantean unos complejos desafíos técnicos. El Dr. Martin Dreher, del centro de tecnología de la DFTA, describe estas tendencias y predice el impacto que probablemente tendrán en el futuro de la flexografía.

Dr. Dreher, ¿qué puede contarnos acerca de las últimas tendencias en la impresión de embalajes?

Si observamos el mercado de la impresión de embalajes, y en especial el sector de la flexografía, vemos que las tendencias se mueven en varias direcciones. Por ejemplo, observamos tendencias a utilizar materiales más finos y con un acabado mate.

¿Cómo afecta un material más fino al proceso de impresión?

Aunque reduce los costes, un material más fino también presenta ciertos desafíos que la tecnología de impresión debe resolver. Gracias a su capacidad de obtener buenos resultados en materiales muy finos y elásticos, las prensas flexográficas de impresión central (CI, en sus siglas en inglés) a menudo son una buena opción.

¿Y qué desafíos plantea un acabado mate?

Un acabado mate puede ser tanto una señal que marque la diferencia como una forma de transmitir una imagen de sostenibilidad. No obstante, estos materiales son más delicados de procesar que los materiales brillantes, ya que una mínima alteración podría causar una abrasión que produjera una mancha brillante antiestética. Podemos afrontar este problema imprimiendo en película con prensas flexográficas de impresión central, ya que existe un riesgo relativamente bajo de dañar la parte frontal del material con los elementos de guiado de la prensa.

Parece que la flexografía está preparada para el futuro. ¿Cuáles son los motivos para seguir usando el huecograbado?

Actualmente está de moda la película compuesta laminada impresa con una combinación de acabado mate y elementos de diseño para darle un aspecto especialmente elegante. Para conseguirlo, el acabado mate debe alinearse con precisión con el resto de las capas impresas en la composición. La impresión en huecograbado ha afrontado este problema durante mucho tiempo y está bien preparada para hacerlo, pero no es el caso de la flexografía. De modo que, naturalmente, estaría muy bien que en el futuro pudiéramos disponer de más prensas flexográficas debidamente equipadas.

Tradicionalmente, la calidad de impresión ha sido el argumento principal para la impresión en huecograbado y digital. ¿Todavía es así?

Actualmente hay muy pocas razones para elegir el huecograbado en lugar de la flexografía para la impresión en película, y la calidad de impresión no es una de ellas. Incluso con el cartón ondulado, la flexografía ha progresado tanto que, si alguien elige la impresión offset, no es por razones de calidad. Con respecto a la impresión digital, la cuestión es que, en general, se desea reducir las personalizaciones de los embalajes, para que la inversión sea menor y se mantenga la flexibilidad. La flexografía está en una buena posición, pero tiene que competir con la tecnología digital.

¿Cuáles son los motivos para elegir explícitamente la flexografía?

La flexografía es el único segmento de la impresión que aún desarrolla tramas, por lo que también ofrece la selección más amplia con respecto a las formas de los puntos, los ángulos de compensación y los métodos de compensación de la ganancia de puntos. Después de un largo período en el que parecía inviable, se está observando un regreso del tramado por modulación de frecuencia, y una vez más está consiguiendo unos resultados espectaculares. Las resoluciones de tramas de medios tonos son cada vez más y más finas. Ya existen impresoras de películas de gran formato que utilizan de serie tramas de 100 líneas por pulgada. No obstante, una vez se supera el umbral que el ojo humano puede discernir, con una resolución de trama más fina ya no se mejora la calidad de impresión.

¿Existen algunas diferencias o limitaciones en los colores que se pueden imprimir?

Al igual que en buena parte de las otras técnicas de impresión de embalajes, excepto la digital, la práctica habitual es imprimir en CMYK+X. Aunque "+ X" ayuda a hacer coincidir los colores corporativos con mayor precisión, también supone unos nuevos desafíos. Éstos se tratan cada vez más mediante el uso de un conjunto de colores fijo. Algunos están utilizando, o al menos explorando, la impresión a siete colores, mientras que otros ya han implementado la impresión de cuatro colores o 4C. Esto último ha sido posible gracias a los avances en el proceso de flexografía, que permiten producir unos colores vibrantes e inimaginables hasta no hace mucho tiempo. Actualmente pueden crearse imágenes con colores de gran intensidad con tan solo cuatro colores de proceso.

¿Qué le depara el futuro a la flexografía?

Estamos viviendo una época muy dinámica para la impresión de embalajes en general y para la flexografía en particular. Algunos de los desafíos planteados resultan más fáciles de superar que otros, pero en general la tecnología flexográfica se encuentra en una situación muy sólida y tiene unas inmejorables perspectivas para el futuro.

Ha sido muy interesante. ¡Gracias por su tiempo!

Descargar artículo como PDF:

Por favor elija país e idioma:

B&R Logo